Turismo
Como llegar
Atracciones Turísticas
Galeria de Fotos
Videos de Buenos Aires
Agencias de Viajes
Embajadas Extranjeros
Naturaleza de Buenos Aires
Hospedaje
Hoteles de Buenos Aires
Posadas de Buenos Aires
Cabañas de Buenos Aires
Apartamentos Turísticos
En General
Ciudad de Buenos Aires
Clima de Buenos Aires
Cultura de Buenos Aires
Arte de Buenos Aires
Economia y negocios
Fauna y Vegetación
Fechas de fiestas
Gobierno y Politica
Historia de Buenos Aires
Mapas de Buenos Aires
Personajes Importantes
Salud y Medicina
Universidades y Colegios
Servicios
Paginas Amarillas
Prensa de Buenos Aires
Blog de Buenos Aires
Directorio Paginas Web
Gastronomia
Restaurantes
Comida rápida
Panaderías
Cafés
Transporte
Aerolineas de Buenos Aires
Aeropuertos de Buenos Aires
Lineas de Autobuses
Taxis de Buenos Aires
Renta de autos
Entretenimiento
Centros Comerciales
Deportes de Buenos Aires
Eventos
Radio y TV
Cines de Buenos Aires
Compras
Conciertos - Músca
Vida Nocturna de Buenos Aires
Visitas en vivo
El turismo es una actividad cuyo crecimiento progresivo tiene impactos cada vez más importantes en el ámbito cultural, social y económico de un país.
Buenos Aires Atracciones Turísticas Obelisco

El Obelisco es la pieza arquitectónica característica de la ciudad de Buenos Aires. Se encuentra ubicado en pleno centro de la ciudad, se encuentra ubicado en el cruce de las avenidas 9 de Julio y Corrientes y tiene 67 metros de alto.

 

El Obelisco es un monumento histórico de la ciudad, ya que en cada una de las caras queda grabada una reseña histórica.

Obelisco
Obelisco
Obelisco

La ciudad de Buenos Aires tiene símbolos que la definen, el principal es el Obelisco, en el cruce de las Avenidas Corrientes y 9 de Julio.
Luce en pleno centro porteño desde el año 1936. Simboliza las dos fundaciones de Buenos Aires y el izamiento por primera vez de la bandera nacional en la iglesia San Nicolás.
Los obeliscos auténticos son monolíticos; es decir, están formados de un solo bloque de piedra. Creados por los egipcios, tenían carácter religioso.
Son numerosos los obeliscos levantados en épocas remotas que perduran emplazados en distintas ciudades del mundo, pero los más famosos, tanto por su importancia histórica como por sus líneas, apenas pasan la media docena.

El nuestro es demasiado joven. Corría el año 1936 y se vivía un año político especial. El anuncio de la erección del obelisco promovió un movimiento de repudio, a cargo de un numeroso sector del público y del periodismo. El clamor negativo fue desoído y los empecinados en llevar a cabo el proyecto aceleraron los trabajos. El obelisco porteño fue levantado en el término de 60 días.
Sin embargo, a partir de su inauguración se acallaron todas las voces que lo desprestigiaron antes de nacer. Quedaron algunas, muy pocas, que insistían pidiendo su demolición. Pero el obelisco, nuestro obelisco, se fue imponiendo por la sóla razón de su presencia. Los ciudadanos comenzaron a mirarlo con buenos ojos. Lo sintieron como a un amigo, como un habitante más de la ciudad. Se constituyó en punto de referencia, en una especie de vigía.

El Obelisco está emplazado en la llamada Plaza de la República, casi exactamente en el vértice que forman las avenidas 9 de Julio, de 140 metros de ancho, Diagonal Norte, de 33 metros y la Avenida Corrientes, también de 33 metros de ancho. Probablemente resulte para muchos una novedad enterarse de que justamente por debajo del Obelisco corren dos líneas de tranvías subterráneos superpuestos, la B y la D. Sobre ambos túneles forma la base una plataforma de hormigón armado, de 20 metros de cada lado y 1,50 metros de alto, que apoya en dos de sus costados sobre zapatas del mismo material.

Su estructura visible tiene una longitud de 67 metros y medio en su totalidad. 7 por 7 de base, y hasta la iniciación del ápice 63 metros, o sea 9 veces el lado de la base. El ápice, que mide 4,5 metros, tiene en su parte mayor 3,5 metros de lado.
Interiormente es hueco, pero cada 8 metros hay una losa con un agujero en el medio. Estas losas dejan un vacío en uno de sus ángulos donde se halla instalada una escalera marinera para acceder hasta su cúspide. En éste punto, en su parte interna, hay una roldana que permitiría izar algún bulto por el agujero central de las losas.

El Obelisco tiene puerta de entrada en su base y cuatro ventanas en su ápice. Ésta parte superior ha sido iluminada por fuera años después de su construcción. Su interior dispone de iluminación eléctrica. Y aunque resulta invisible dada su altura, el Obelisco está provisto de un pararrayos muy pequeño, cuyos cables corren por el interior.
Está revestido de cemento armado, sustituyendo las primitivas losas de mármol. Este cambio se realizó a raíz del desprendimiento de algunas de éstas losas, motivado por deficiencias en su apresurada construcción.

El Obelisco pesa 170 toneladas, costó 200 mil pesos moneda nacional y fue diseñado por el arquitecto Alberto Prebisch. Su erección fue dispuesta por la Intendencia Municipal, a cargo de don Mariano de Vedia y Mitre, como un homenaje al centenario de la fundación de Buenos Aires.

Buscador 24
Proyectos 24
Información